Menorca, paraíso de fotógrafos en invierno