Recomendaciones

Lo mas destacado de la gastronomía de Mallorca

La gastronomía mallorquina es típicamente mediterránea, las huertas mediterráneas son muy abundantes gracias al clima que aquí se goza; el mar aporta todo tipo de peces o crustáceos, además, el hecho de ser una isla aporta ciertas especialidades y endemismos que hacen que la gastronomía de la isla sea única en el mundo.

Los embutidos

Las dos “fábricas” más populares son Can Matas, en María de la Salut y La Luna en Sóller. Te puedes dar una vuelta para comprender mejor el proceso de fabricación. Allí podréis probar y adquirir sobrasadas y los otros menos conocidos, el camaoit y el botifarró.

Los repostería y los ‘enfornats’ tradicionales

No debes irte de Mallorca sin probar:

  • Ensaimadas: hay muchos hornos artesanales que la realizan tanto en Palma como en los diversos pueblos. La típica es la de cabello de ángel aunque hay más opciones. Una variedad poco conocida es la ensaimada de tallades, típica de carnaval que incorpora sobrasada y calabaza confitada y que es perfecta por el contraste de sabores.
  • Robiols, panades, crespells y cocarrois: Elaboraciones tradicionales de Semana Santa, aunque se pueden consumir todo el año. Son todos deliciosos y también con tantas recetas como casas hay en Mallorca.
  • Gató d’ametlla: un dulce hecho a base de almendra y huevos, bueno, también azúcar, muy curioso porque no incorpora harina en su elaboración, es similar a la tarta de Santiago pero mucho más aireada. Se acompaña de helado de almendra y lo veréis como postre en muchos restaurantes mallorquines.
  • Cocas dulces: en esta parte la lista es interminable pero de cocas dulces no me quiero dejar las cocas de patata de Valldemossa, concretamente de Ca’n Molinas, suaves, esponjosas y que incorporan patata en su masa; y la de albaricoque, una coca con masa fermentada muy habitual en los meses de verano.
  • Cocas saladas: las veréis en los hornos repartidos por toda la isla, en bandejas de algo aparecido a pizzas, sin queso, de verdura, de pimientos asados o de trempó (ensalada típica a base de tomate, pimiento blanco y tomate, todo cortado muy pequeñito).
  • Cardenal de Lloseta: Merengue, nata, bizcocho vienés y licor de cereza combinados en un postre único. El lugar ideal es tomarlo del Forn de Baix en el mismo Lloseta, pero ojo, el de Can Guixe de Inca es fabuloso.
  • Quartos embetumats: La representación sofisticada de la repostería mallorquina, una coca de cuarto (un bizcocho muy esponjoso típicamente mallorquín) relleno de dulce de yema, recubierto de merengue y luego napado con chocolate, ¡sencillamente divino!.

Entre otras comidas fabulosas que nos ofrece Mallorca.

Deja un comentario